El ESPACIO INTERDENTAL. La clave del éxito del tratamiento PERIODONTAL

El desafío del tratamiento periodontal es la placa bacteriana y tenemos  que saber que está presente en nuestros dientes, encías, implantes y también en la saliva, lengua mucosas y amígdalas.

El primer síntoma de enfermedad periodontal es el sangrado de las encías y sobretodo el de la encía interdental, que ocupa el espacio que hay entre diente y diente,  tiene forma de triangulo, debería de ser en condiciones de salud de un color rosa coral y estar  bien adherida al diente.

Si observamos un cambio de color (mas rojizo amoratado),  sangrado, o un aumento de tamaño de las encías esto se debe principalmente a una inflamación gingival por acumulación de placa bacteriana. Esta es la principal causa para desarrollar enfermedades de las encías (enfermedades periodontales) como gingivitis o periodontitis.

Para evitar estos problemas tenemos que tener una muy buena higiene oral tanto de los dientes como de los espacios interdentales. Para facilitar la limpieza de estos espacios el método más común es la seda dental. Hay distintos tipos: más o menos ancha, con o sin cera, con o sin flúor, etc.  La seda dental se utiliza cuando el espacio que hay entre los dientes está cerrado (no se ha perdido hueso alrededor de los dientes). Cuando existen espacios abiertos entre los dientes debido a que se a perdido el hueso de soporte de alrededor de los mismos debido a enfermedad periodontal, utilizaremos los cepillos interdentales (interproximales).  Son indispensables para acceder y dejar libre de placa bacteriana estos espacios. Hay distintos tipos de tamaño y forma. Tenemos que elegir el tipo y tamaño de cepillo más adecuado a la anatomía de estos espacios (el cepillo interdental ha de pasar justo por el espacio y rozando las paredes de los dientes. Si pasara muy holgado no sería de utilidad). Se introducen en dirección horizontal y además se realiza un movimiento de vaivén. Se han de cambiar cada 4-5 días aproximadamente.

En conclusión, las encías rojas, hinchadas o sangrantes son causadas por los residuos de la placa que no han sido eliminados correctamente. Por lo tanto el uso de un accesorio de limpieza interdental como un añadido al uso de un cepillo de dientes manual o eléctrico mejora la salud de la encía y reduce la placa significativamente mejor que cuando tan solo se uso el cepillo.

¿Por qué sabéis que con el cepillado dental tan solo limpiamos el 60% de la superficie dental, y el 40% restante?  Por este motivo y para limpiar este 40% de superficies dentales que faltan, tenemos que usar el cepillo interdental al menos una vez al día y SIEMPRE!!!!

ACONSEJAMOS:

  1. Cepilla tus encías, dientes e implantes con un buen cepillo y el dentífrico adecuado
  2. Usa la seda dental y/o cepillos interdentales
  3. Enjuaga con un colutorio cuando esté indicado
  4. Cambia tu cepillo cada 3-4 meses, interdentales cada 4-5 días
  5. Visita a tu dentista o periodoncista y haz limpiezas de boca cada 6 meses

(Claudia, higienista de la Dra Calsina. 49ª Reunión de la Sociedad Española de Periodoncia de Barcelona- y 5ª reunión de SEPA-Higiene bucodental- febrero 2015)

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies